Mayo 2016

Claves: 

 

  • Mes crítico para la producción animal. Ajuste en manejo de la alimentación: 
    • Menor producción de forraje. Disminución en el aporte de la alfalfa. 
    • Reducción en área efectiva de pastoreo: rotación implementada; persistencia programada; proporción pasturas y verdeos en 
    • implantación; fecha de siembra.
    • Desbalances nutricionales: bajo contenido de materia seca; inadecuada relación energía/proteína. 
    • Parición de otoño en tambos. Manejo de la recría y recuperación estado corporal vacas preñadas. Engorde vacas vacías según disponibilidad proyectada de forraje. 
  • Continuar siembra de pasturas y verdeos. Ajustar siembra sobre rastrojos de cultivos de verano. 
  • Temperaturas, intensidad de luz y fotoperíodo decrecientes. 
  • Buena disponibilidad de nitrógeno 
  • Adecuados niveles de agua disponible en el suelo.


Objetivos: 

 

  • Implementar plan de siembras y renovación de pasturas. 
  • Promover desarrollo radicular, macollaje de gramíneas, formación de tallos en leguminosas y acumulación de reservas. 
  • Refertilizar y permitir descanso estratégico de pasturas. 
  • Mantener monitoreo y control de insectos y malezas. 


Recomendaciones prácticas:

 

  • Ajustar frecuencia e intensidad de los pastoreos según disponibilidad de forraje. Evitar acumulaciones excesivas de forraje. 
  • Definir y aplicar refertilización de pasturas en producción. Dosis y fuentes de nutrientes según tipo de suelos, requerimientos y resultados de análisis. Considerar edad y composición botánica de la pastura. Usar mezclas con calcio, azufre y potasio. 
  • Aplicar herbicidas selectivos en pre-emergencia (flumetsulam; diflufenican) en lotes a sembrar con pasturas que incluyan leguminosas.
  • Aplicar descansos de 30-40 días luego de pastoreos o cortes intensos en pasturas consociadas. 
  • Monitorear y controlar aparición de plagas: pulgones moteado y negro, trips e isocas u orugas. Consultar por umbrales críticos y alternativas de control. 
  • Combinar reservas forrajeras (rollos, silo, cultivos diferidos) y granos para atenuar menor producción de forraje y desbalances en la calidad nutritiva de verdeos, rebrotes de pasturas y alfalfas. 
  • Evaluar evolución de la implantación para decidir eventual resiembra de pasturas. 
  • Iniciar pastoreos de verdeos sembrados temprano.
  • Criterios: 
  1. Disponibilidad de piso y adecuado anclaje. Para evitar daños por pisoteo y arrancado de plantas.
  2. Inicio de amarillamiento en hojas inferiores.
  3. Cobertura completa del entresurco.
  • El primer pastoreo deberá ser poco intenso (despunte), con alta carga instantánea, animales livianos (primeros destetes, categorías de recría), 3-5 días de ocupación. 


Alfalfa:

 

  • Evaluar situación de cada lote según situación climática, tipo de suelo, manejo anterior y potencial de la pastura (edad, densidad, cultivar).
  • En pasturas consociadas con gramíneas perennes, efectuar un pastoreo intenso y permitir descanso de 40 días. Para recuperación de plantas y acumulación de reservas.
  • Ingresar a los lotes cuando la pastura alcanza 25-30 cm para reducir el desbalance entre proteína y carbohidratos (energía). 
  • Cortes de limpieza en alfalfas que se pasaron o enmalezaron durante el verano
  • Aprovechar por pastoreo o corte del forraje remanente de las alfalfas con latencia intermedia (grupos 5 a 7) luego de las primeras heladas. 
  • El alfalfas con actividad invernal aplicar criterio de ingreso a las parcelas cuando los rebrotes de la corona alcancen 8 – 10 cm. Esto implica que en el período otoño-invierno los períodos de descanso varían entre 45 a 60 días. 
  • Monitorear y controlar malezas e insectos plaga en pasturas en implantación. 
  • Evaluar rejuvenecimiento de alfalfares con intersiembra de gramíneas faltantes, raigrás, cebadilla o trébol rojo. Para extender vida útil de la pastura. 
  • Monitorear aparición de trips y pulgones semanalmente. Resolver control temprano apenas aparezcan daños y se alcancen los umbrales poblacionales correspondientes.