Diciembre 2016

 Claves:

 

  • Temperaturas elevadas.
  • Alta intensidad de luz y días largos.
  • Buena disponibilidad de nitrógeno.
  • Crecimiento de pasturas mixtas comienza a reducirse.
  • Inicio de la estación más crítica para las pasturas.
  • Pastoreos intensos durante el verano limita la producción de forraje otoño-invernal.


Objetivos:

 

  • Asegurar persistencia productiva de las pasturas.
  • Evitar el sobrepastoreo.
  • Mantener sistemas radiculares activos conservando buena área foliar remanente.
  • Optimizar manejo de las pasturas base alfalfa.
  • Ajustar pastoreos y cortes para mantener remanentes altos con cobertura del suelo.
  • Combinar uso de pasturas con verdeos de verano y suplementos.


Recomendaciones prácticas:

 

  • Ajustar manejo de acuerdo a requerimientos de especies con crecimiento estival (Lotus spp., trébol rojo; achicoria).
  • Implementar pastoreos frecuentes pero poco intensos. Mantener remanentes no inferiores a 10 cm.
  • En pasturas asociadas con cultivares de gramíneas perennes que se mantienen activas (festucas Baralta y BAR 2025; cebadilla perenne Bareno; pasto ovillo Oberón) implementar pastoreos rotativos rápidos y de corta duración.
  • Entrar a la pastura cuando alcanza 15-20 cm (1500 – 1800 kg MS/ha) evitando defoliaciones por debajo de 6 cm. Esto se aplica también a pasturas con Lotus spp. y trébol rojo.
  • Continuar con cortes de limpieza en lotes con gramíneas en floración o semilladas.
  • Controlar inicio de la floración combinando pastoreos con cortes. Mantener pastoreos frecuentes y con altas cargas en pasturas de agropiro para reducir encañado.
  • Monitorear y controlar plagas.
  • Continuar con siembra de Grama Rhodes.


Alfalfa:

 

  • Aprovechar alto potencial de producción de forraje.
  • Pastorear alfalfas de primer año solamente cuando alcanzan 10 % de floración.
  • En pasturas ya establecidas mantener criterio de defoliaciones cuando los rebrotes basales llegan a 6-8 cm.
  • Controlar que la altura de los remanentes no sea inferior a 10 cm.
  • No pastorear plantas con menos de 30 cm de altura.
  • Contemplar rotaciones de 30 – 35 días para obtener altas producciones de forraje de buena calidad. Alargar frecuencia de defoliación en períodos secos.
  • No pastorear con suelo mojado en superficie para limitar enfermedades de raíz y corona.
  • Adelantar pastoreo de alfalfas con hojas y tallos atacados por enfermedades.
  • Monitorear y controlar trips, pulgones, tucuras e insectos de suelo en alfalfas establecidas en primavera.
  • Controlar orugas e isocas en alfalfares establecidos.
  • Destinar parcelas con excesivo desarrollo (pasadas de floración o fructificando) a producción de heno.