Agosto 2015

Claves:

 

  • Temperaturas en ascenso, baja intensidad de luz, ocurrencia de heladas intensas.
  • Disponibilidad de agua en el suelo limitante. Déficit hídrico en algunas regiones.
  • Reducido aporte de nitrógeno del suelo.
  • Bajas tasas de crecimiento de pasturas perennes y alfalfares.
  • Rebrotes enlentecidos por bajas temperaturas. Alargamiento de la rotación de pastoreo. 
  • Ajustar manejo del pastoreo para potenciar rebrote primaveral .
  • Momento para evaluar condición productiva de las pasturas, definir áreas destinadas a reservas, planificar siembras de primavera y definir cultivos antecesores de futuras pasturas.

 

Objetivos:

 

  • Administrar el pasto disponible y controlar asignación de reservas forrajeras.
  • Planificar usos de la producción primaveral. Definir cierre de lotes para reservas forrajeras.
  • Definir estrategia de fertilización para la primavera .
  • Implementar manejo de lotes destinados a siembras de primavera.
  • Manejar las alfalfas para adelantar y maximizar su producción primaveral.
  • Mantener monitoreo y control de insectos y malezas.
  • Evitar sobre-pastoreo que alarga el invierno y retrasa el inicio del crecimiento primaveral.

 

Recomendaciones prácticas:


Seguimiento de la oferta, calidad y composición de las pasturas. Recorridas semanales.
Impedir daños por pisoteo, retirar los animales cuando hay poco piso.
Entrar con los animales a las parcelas cuando se levanta la helada. Implementar encierres nocturnos en potreros de sacrificio con suministro de silaje o rollos. Considerar el uso de ración (balanceado o granos) en categorías prioritarias.
En pasturas base gramíneas perennes, aplicar un pastoreo rasante cuando mejore la disponibilidad de agua y las tasas de crecimiento se aceleren desde fines de este mes. Presupuestar la aplicación de 30 a 50 kg/ha de nitrógeno en primavera temprana.
Mantener pastoreo rotativo, alturas de ingreso de 10-15 cm (1200 – 1500 kg MS/ha) y remanentes foliosos no inferiores a 5 cm. En praderas establecidas se puede prolongar la ocupación de las parcelas hasta una semana suplementando con rollos y/o silaje.
Adelantar producción primaveral de agropiro combinando un pastoreo intenso y fertilización nitrogenada cuando el rebrote alcance 10 cm.
Mantener estrategia de pastoreos rápidos y poco intensos de pasturas de primer año con buen piso. Controlar sombreado por cultivo acompañante mediante pastoreos controlados.
Permitir recuperación de pasturas de primer año y mezclas con cultivo acompañante ya despuntadas.
Controlar los rodeos frecuentemente durante el día para evitar problemas de empaste en pasturas con alta proporción de tréboles blanco o rojo. Adoptar medidas preventivas en pasturas riesgosas.
Prever control de malezas tempano en la primavera en aquellos lotes en los que no se realizaron controles otoñales o los herbicidas de preemergencia fueron poco efectivos por exceso de agua.
Continuar con monitoreo y control de malezas invernales. Evitar escapes y aparición temprana de malezas estivales. Planificar aplicaciones eficientes y oportunas desde mediados de agosto en adelante. Según mezcla forrajera y población de malezas definir producto, dosis y momento de aplicación.

 

Verdeos:

 

  • Pastorear con acumulaciones de 20 cm de altura (1500 - 1800 kg MS/ha) dejando remanentes altos (8 cm - 1000 kg MS/ha). 
  • Manejar doble alambrado eléctrico para evitar consumo de rebrotes si los períodos de ocupación de las parcelas exceden los 5 días. 
  • Prever lapso de rebrote de 40 a 60 días según temperaturas medias. 
  • Retirar los animales en caso de lluvia, encharcamiento o heladas. 
  • Considerar encierre nocturno sobre rastrojos, campo natural, praderas degradadas o verdeos de verano diferidos. 
  • Fertilizar con N solamente en condiciones de buena disponibilidad de agua y temperaturas medias por encima de 10 °C.

 

Alfalfa:

 

  • En alfalfas con actividad invernal seguir aplicando criterio de pastoreo según estado fisiológico de las plantas. Ingresar con plantas de 20 cm (1500 – 2000 kg MS/ha) para mantener una alta proporción de hojas jóvenes, resistentes a las heladas. 
  • Ajustar pastoreo de cultivares sin reposo invernal. Remover forraje afectado por enfermedades foliares y heladas. Permitir llegada de luz a la corona para activar yemas. 
  • Vigilar los rodeos y controlar problemas de empaste en alfalfas rebrotando. 
  • En mezclas con gramíneas mantener esquema de defoliaciones poco intensas. Frecuencia de pastoreo en función del crecimiento de las gramíneas acompañantes. 
  • Evitar en todos los casos daños a las coronas por pisoteo en suelo húmedo o con heladas.
  • Monitorear y controlar malezas preferentemente luego del último pastoreo de invierno.
  • Evaluar semanalmente aparición de pulgones. Observar y controlar aparición de pulgón negro.